sábado, 4 de enero de 2014

ALGUNAS IMÁGENES

Recorriendo Malasaña me explicaba ayer entre copa y copa mi amigo don Manuel Gener Villechenous, conde del Real Proyecto en el reino del Maestrazgo, que el oculto afán de la alcaldesa de Madrid era que los madrileños aprendiéramos baile. -No te entiendo Manolo, tío. -¿Tú te acuerdas de la canción que dice: un pasito palante, María, un, dos, tres, un pasito patrás? -Sí, claro. -Pues la alcaldesa Botella está empeñada en que los que somos fumadores y bebedores (vamos la gente divertida) practiquemos ese baile en la entrada de los bares ¿a qué si no que haya prohibido beber en la calle y fumar dentro del bar? Ha conseguido que demos un pasito palante y demos una calada fuera del bar, y un pasito patrás y nos bebamos un trago dentro del bar. ¡Y con el frío que hace, caramba! -Es verdad, claro. La alcaldesa se llama Botella por algo. Le gusta la juerga y la juerga incluye algún baile. -¿Y qué harán en... Suecia por ejemplo para solucionar esto, estarán ateridos de frío los fumadores, no? Bueno beberán más para combatirlo.
La introducción anterior quiere atraer hoy su atención, improbable lector, hacia algunas instantáneas tomadas en el reino de Suecia. En el periodo interblogs, se celebró la boda de la más atractiva de las princesas de la cristiandad entera, doña Magdalena Bernadotte. En la fotografía que sigue, que muestra un momento de la ceremonia, se advierte con nitidez una corona, supongo que correspondiente al título nobiliario que ostente,
que coincide con la que efectivamente timbra sus distinguidas armas:
En las imágenes que siguen se aprecian las armas de algunos sujetos agraciados con la orden de los Serafines, propia del reino de Suecia, orladas consecuentemente con el collar de la institución y entre las que se distinguen las del príncipe de Asturias, con un lambel, de 1991, cargado con la cruz de la victoria,
las del príncipe de Gales,
las del presidente del que fuera en su momento el reino de Hungría,
y para terminar las del afamado agitador sindical don Lech Walesa, presidente igualmente del que existiera como reino de Polonia.

ALGUNAS CASA NOBLES XII: EL MARQUESADO DE DEL BOSQUE

Ha dado mucho que hablar este título. Nadie en su sano juicio duda de la valía personal del actual y I poseedor de la merced. 
Sin embargo, los medios de comunicación han hecho alarde de falta de modales criticando sin piedad la concesión nobiliaria. Carecen de razón.
Hoy el deporte es una importante faceta social. El fútbol es el deporte rey. Y el fútbol mueve a las masas. España entera, aún los no seguidores de la selección española, ante los triunfos en Eurocopas y Mundial han tomado como propias las victorias. El título tenía todo el sentido de premio, de reconocimiento desde la más alta instancia del Estado, al esfuerzo de unos jugadores que han aupado a España hasta el mayor éxito deportivo. 
Si acaso, lo único criticable, como ya se expuso en su momento en aquel tedioso blog de heráldica, quizá haya sido la elección de la denominación de la merced. La aliteración no deseada, no pretendida, al unir “de” con “del”, resulte malsonante.
Como también se dictó, de haberse mantenido la costumbre del siglo XIX de adoptar como denominación de los títulos el apellido del primer poseedor precedido de las palabras “Casa de”, hubiera llamado a la mofa generalizada al recordar el conjunto “el marqués de la casa del bosque”, a un cuento de Perrault.
Para concluir, reseñar que don Vicente del Bosque no ha adoptado, salvo mejor noticia, armerías que lo identifiquen. Se propuso en su momento, quiero recordar que por parte del marqués del Real Blasón del reino del Maestrazgo, don Fernando Martínez Larrañaga, un acertado diseño: En campo de oro, un bosque de sinople, con escusón de gules cargado de una estrella de cinco puntas de oro.

viernes, 3 de enero de 2014

EN FACEBOOK

Facebook presenta aspectos positivos y facetas no tan claras. Uno de los grupos a los que pertenezco en esa página es el de la Sociedad Heráldica, Heraldry Society en inglés.
Hoy el cuerpo no me demanda escribir mucho. Aún permanezco convaleciente del aperitivo del día de fin de año: siete horas largas, bien regadas, y del todo divertidas, junto a la marquesa de la Real Templanza, a los condes de las Reales Huertas y a doña Carmen Morán Saz, baronesa de la Real Ciencia, todos ellos en el reino del Maestrazgo. Aperitivo que, sin solución de continuidad, se solapó con la cena, ya en familia, y posterior celebración del cambio de año.
Si a los intelectualmente dañinos elementos anteriores añadimos que permanezco en fase creativa, vamos que estoy pintando escudos, hoy únicamente me permito atraer su atención, improbable lector, hacia dos elementos heráldicos que se han reseñado recientemente en ese espacio virtual denominado Facebook al que hacía referencia al inicio:
Por una lado, un muy evidente recuerdo de las armas del padre don Guy Selvester, el sacerdote de rito católico más cercano, sin duda, a la figura de nuestro santo patrón el nuncio Heim. 
Armas que ya conoce, improbable lector, y que destacan claramente de cualesquiera otras sobre todo por su jefe arbolado:
Expuestas por otro miembro del grupo, don  Elliot Nesterman, las que siguen son las armas de la localidad checa de Chlum (menuda cacofonía).
Efectivamente, improbable lector, de no conocer su origen, la observación de estas últimas armerías sugeriría que el padre Selvester hubiera alterado su blasón para reconvertirlo hacia un motivo navideño tras celebrar con un evidente exceso de champán la nochevieja.
La otra anécdota que deseo exponer es la reciente intervención en Heraldry Society de don Klaas Padberg Evenboer, cuyas armas son las que siguen,
para exponer el trabajo de un diseñador heráldico holandés, don Henk 't Jong que, según explica, es historiador profesional, uno de los artistas heráldicos de más renombre en los Países Bajos y el pintor de los frescos que adornan la sala principal del castillo de Merwede, en Dordrecht.
Frescos que, como ha podido apreciar, improbable lector, aún en el siglo XXI representan armerías sobre la chimenea.

jueves, 2 de enero de 2014

ALGUNAS CASAS NOBLES XI: EL MARQUESADO DE O´SHEA

Dando continuidad a aquellas tediosas entradas de igual título publicadas en el anterior blog, hoy se expone una personal opinión relativa al marquesado de O´Shea.

Se trata de un título de muy reciente creación habiendo sido otorgado en julio de 2008.
La exposición de motivos que se dispuso en el decreto de concesión alababa la vida de mecenazgo musical de doña Paloma O´Shea pero, es la opinión que hoy quería trasmitir, el verdadero impulso soberano encubierto fue ennoblecer al artífice y poseedor de la mayor fortuna de estos reinos, el hoy marqués consorte don Emilio Botín-Sanz de Sautuola y García de los Ríos, propietario mayoritario del Banco de Santander.
Sin duda fue una decisión acertada no conceder el título al banquero, que hubiera hecho vocear a los habituales resentidos, sino a su consorte ocultando al común la verdadera y sana intención.

miércoles, 1 de enero de 2014

PUBLICACIÓN

Me sugería don Eduardo Campos Gómez, conde de Montecampos en el reino del Maestrazgo, que tengo la suerte de caer bien a casi todo el mundo. Supongo que sí, que es verdad, y que esta circunstancia  se relaciona directamente con mi falta de sensatez, mi inmadurez y las permanentes ganas de pasarlo bien. No tengo que esforzarme especialmente, al contrario, tiendo a empatizar y suelo proponer soluciones diferentes a los problemas ajenos. Tampoco soy una moneda de dos euros, que gusta a todo el mundo, y sé que hay quienes prefieren no tenerme cerca, pero gracias al cielo son los menos y aún estos me caen bien a mí, con lo que tienden al cabo del tiempo a considerarme amigo. Sí, efectivamente, es una suerte.
Gracias a esa facilidad de trato, insisto en que probablemente relacionada con mi inmadurez intelectual, quienes han compartido alguna cerveza conmigo me regalan su amistad y de vez en cuando, además, alguna de sus publicaciones heráldicas.
Hoy quiero traer a su intelecto, improbable lector, una publicación que suele remitirme por vía de correo electrónico su propio autor y coordinador, el marqués de la Floresta en el reino de España. Se trata de una publicación comprometida, toda vez que expone ideas propias sin tapujos, sin ambages y sin atender a posibles enemistades que pueda contraer a la hora de manifestar sus convicciones. Repasa bien muchos aspectos y propone temas relacionados con nuestras ciencias que se explican con sabiduría y amenidad.
La visita regular es obligada, improbable lector. Las revistas pueden descargarse para ser repasadas en cualquier ocasión. El enlace de acceso es el que sigue: 
No hay de qué, improbable lector.

martes, 31 de diciembre de 2013

ARMAS: IDENTIDAD

Abundado en la idea expuesta ayer mismo sobre la tradición de libertad, de soberanía individual, en la elección de armas nuevas por parte de cualquier súbdito del monarca de estos reinos que actualmente llamamos en su conjunto España, hoy le sugiero, improbable lector, un ejemplo. 
Don Rafael Aliaga Montilla, teniente coronel médico, amigo y compañero de destino, es hombre amante de la tradición. Así, pilota una motocicleta tradicional, monta a diario su propio caballo y en su exquisito trato manifiesta una educación proporcionada a su nobleza. No en vano pertenece a varias de las organizaciones de caballería que pueblan estos lares.  
Hace ya años, tan distinguido señor puso de manifiesto la capacidad soberana individual de adopción de armerías con el cierto propósito de identificar, (a fin de cuentas el verdadero motivo de la existencia de cualquier blasón), escogiendo armas nuevas. 
Armas cuyo blasonamiento podría expresarse como: tajado, de evidentes resonancias españolas, con el primer cuartel de plata, con águila exployada de sable, y el segundo de sable, con cruz flordelisada de plata. Bordura de gules con ocho estrellas de oro.
Y manteniendo viva la tradición española que demostraba la posesión de cualquier objeto a través de la estampación de las propias armerías, don Juan Rafael, I conde de Kozelsk en el principado de Ucrania, ha dispuesto sobre su motocicleta sus armas, esmaltadas sobre una placa de metal, timbradas con la corona que significa su título.

lunes, 30 de diciembre de 2013

ADOPCIÓN LIBRE Y SOBERANA DE ARMERÍAS


Quiero, en dos líneas, responder a una de las cuestiones que plantea el recado electrónico del marqués de Pomar, en el reino del Maestrazgo, don Jesús María Méndez Garnica, que se exponía en este tedioso blog recientemente, cuyas armas son las que siguen: 
Para lograrlo, dado que mi ciencia es escasa, recurriré al más insigne maestro de nuestra ciencia heroica, don Faustino Menéndez-Pidal y de Navascués. En su obra El escudo de España, (en el entorno de la página treinta por si lo quiere, y es que además debe, consultar, improbable elector) abunda en detalles, cotejados a través de la consulta de los más variados incunables, en una faceta olvidada.  
En estos reinos que hoy se llaman España el nacimiento de la heráldica efectivamente se materializó sobre los escudos que portaban los caballeros, los encargados de la dirección de la guerra contra el moro. Pero en pocos años la moda superó el estricto entorno bélico para ser adoptada por la sociedad al completo. 
Ahondando en el asunto, al igual que en lo que hoy se considera el área heráldica clásica, norte del reino de Francia y el reino de Inglaterra, se utilizó la palabra “armas” para designar cualquier manifestación del fenómeno heráldico, toda vez que efectivamente eran los guerreros los que portaban armerías, en estos reinos se prefirió la voz “señal”, que se mantuvo vigente durante quinientos años. 
Y se denominó señal porque efectivamente servía para identificar, para señalar, no solo al caballero, sino a cualquier individuo. En nuestros reinos, el valor ornamental de las expresiones heráldicas, reconocido por la colectividad, se manifestó a través de los objetos más variados que quedaron adornados para la posteridad con las señales de sus poseedores. 
Pretendo con lo expuesto dar respuesta a don Jesúsmari. Él propone que las armas sean hoy únicamente recibidas desde una autoridad superior como premio y recuerdo de un distinguido servicio. 
Pero esa circunstancia rompe con la secular tradición española que ha permitido perennemente la adopción de armerías por parte de cualquier sujeto con la sola condición de no asumir otras ya existentes.
Las imágenes que acompañan esta entrada representan las armas que han adoptado recientemente insignes caballeros de la comunidad heráldica.

domingo, 29 de diciembre de 2013

MENSAJE DE DON ERNESTO FERNÁNDEZ-XESTA

Remite recado electrónico un buen e incondicional amigo don Ernesto Fernández-Xesta y Vázquez, caballero de la pontificia orden del Santo Sepulcro, marqués de la Bahía de Luzón en el reino del Maestrazgo, para proponer un asunto que, a buen seguro, será de su interés, improbable lector. Los que siguen a estas líneas son sus armas (cuyo blasonamiento se expuso en este enlace) y el texto de su mensaje.
Queridos amigos:

Poco antes del comienzo del año nuevo, os envío una página web del ABC de hoy, en la que se da a conocer un magnífico proyecto editorial del propio diario, que, comenzando el próximo día 5, tendrá continuación todos los martes del año 2014, en el que se relatará la Guerra del siglo XX (desde la Primera Guerra Mundial, de 1914 hasta la caída del muro de Berlín, en 1989), y cuyo coordinador es mi hermano Armando Fernández-Xesta, que firma, precisamente, la Tercera de ABC de hoy, domingo 29 de diciembre de 2013; esta página del ABC digital es la siguiente: 

Aprovecho, asimismo, la ocasión, para invitaros a entrar y conocer un nuevo portal electrónico: 
http://fernández-xesta.es, en el que podréis ver la primera parte del Archivo Fernández-Xesta, en sus distintas secciones: Documentos, Grabados, Estudios Postales sobre el Ejército y las Guerras de España, Prensa, Segunda Guerra Mundial (wwIIpress), Cartografía, Man on the Moon (crónicas desde Cape Kennedy y Houston sobre la llegada del hombre a la Luna), la Biblioteca (cerca de 6.000 volúmenes), Simulación táctica, y La Historia en telegramas (1868-1875) 

Todo este Archivo, en red, tiene su realidad en Bergondo (La Coruña), en un anexo a la casa familiar de mi hermano Armando Fernández-Xesta y Vázquez

Espero haberos interesado en estos proyectos que acaban de iniciarse y que, de un lado, os vayáis haciendo con la colección del ABC desde hoy mismo, y que, de otro, entréis en el portal del archivo familiar, lo veáis, lo utilzeis y hagáis (o me hagáis) sugerencias para mejorarlo.

Un fuerte abrazo, con los mejores deseos para 2014, 

Ernesto Fernández-Xesta y Vázquez